Las Navas del Marqués a 21 de octubre de 2019   

47 visitas ahora

 

UPYD.ES
El país burbuja
  UPYDLasNavas  | 19 de octubre de 2013

[fuchia]
La burbuja española.[/fuchia]

Los hábitos de consumo de los españoles han retrocedido 20 años. Así lo asegura un estudio independiente recién publicado. Sencillamente, hemos vuelto a principios de los noventa. Es una fecha significativa, porque entonces vivíamos una crisis económica a la que sucedió un periodo de crecimiento que duró hasta el año 2007, en el que la forma de gastar de los ciudadanos se alteró sustancialmente. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que tenían un dinero que ya no tienen. El hecho de que hayamos retrocedido dos décadas demuestra hasta qué punto el crecimiento fue fruto de una persistente burbuja.

El discurso oficial (que ahora parece felizmente arrinconado) culpó a los españoles en general de la creación de la burbuja: "[fuchia]hemos vivido por encima de nuestras posibilidades[/fuchia]", se nos decía. Falso. Los españoles vivieron de acuerdo con las posibilidades que se les ofrecían. Y, en cualquier caso, están pagando con creces los años burbujeantes. No sólo tienen que pagar lo que deben con ingresos que ya no tienen, sino que además pagan el desastre ocasionado por otros: pagan con impuestos los agujeros de las cuentas públicas y pagan el rescate a las cajas de ahorros quebradas. En cambio, los que deberían pagar el doble, no pagan nada.

España debería estar preparándose para crecer de forma sana, quizás no con tanta velocidad pero sí con más solidez. Debería estar haciendo las reformas necesarias para evitar nuevas burbujas en el futuro. ¿Lo está haciendo? Todo lo contrario. La recién aprobada Ley de Cajas es incapaz de garantizar que no se reproducirá la politización de las entidades, una de las raíces de la burbuja inmobiliaria. La reforma de la Administración Local no sólo evita imponer mayores controles al gasto de los ayuntamientos, sino que les reserva las competencias en urbanismo (otra de las fuentes de la crisis) y traslada la mayor parte de las decisiones a las antidemocráticas e incontroladas diputaciones.

Ayer mismo, todos los partidos rechazaron una iniciativa de [fuchia]Unión Progreso y Democracia[/fuchia] para evitar en el futuro otra burbuja pública menos conocida pero también muy cara para el contribuyente: la hospitalaria. Al calor del dinero fácil y en pos de los réditos electorales inmediatos, muchas comunidades autónomas construyeron hospitales que no respondían a necesidades reales de la población. No se estudiaba que realmente existiera una demanda por número de pacientes o por estado de salud. Simplemente se construía la infraestructura y se inauguraba con la mayor pompa, en algunas ocasiones dos o tres veces. Hoy, muchos de estos carísimos hospitales están sin terminar, sin abrir o claramente infrautilizados.[fuchia] Rosa Díez[/fuchia] pidió que se establecieran rigurosos mecanismos para evitarlo. Todos los partidos se opusieron.

El bipartidismo fomenta las burbujas porque vive en una. Blindado gracias a la ley electoral, al poder acumulado, a las redes clientelares, al amiguismo mediático y a la inercia de las cosas, sólo da la batalla cuando se trata de frenar las reformas que harían de España un país ejemplar. Después de negar que este tipo de reformas institucionales fueran necesarias cuando las pedía [fuchia]UPyD[/fuchia], el [bleu]PP[/bleu] tuvo que afrontarlas cuando se las exigieron desde el extranjero. Pero el Gobierno usó sus mejores energías en descafeinarlas con el fin de no tocar su propio entramado. Todo con el fin de mantener la burbuja en la que viven.


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook






- Artículo realizado por UPYDLasNavas
- Publicado el 19 de octubre de 2013
- En la sección: POLÍTICA LOCAL

Espacio Publicitario








OTROS ARTÍCULOS DE POLÍTICA LOCAL







© ElNaviero.com 2019 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting