Las Navas del Marqués a 22 de noviembre de 2017   

120 visitas ahora

 

El profesor chiflado y Mister Wert
La nueva novela de T.G.Y. estará en las librerías a finales de abril
  Juanjo  | 17 de abril de 2014

“No me hagas culto, hazme lúcido; la cultura domestica, la lucidez desenmascara”. Sobre esta idea pivota la trama de una novela que le quita la careta a los planes de estudios de cualquier Gobierno, sea de izquierdas o de derechas. Al Estado no le interesa educar a ciudadanos lúcidos y autosuficientes, puesto que cuento más lúcidos y autosuficientes sean, menos gobernables resultan.
Don Eufrasio Tónico imparte clase de Lengua y Literatura en un colegio finlandés de Madrid. Sus revolucionarios métodos, su original manera de afrontar las clases causará entusiasmo en los alumnos y recelo entre el resto del profesorado. Sabina Aldecoa, directora del centro y deudora de la Institución Libre de Enseñanza, le defenderá contra viento y marea. El profesor, ciertamente, es único. Los alumnos también lo son.

Resumir un libro de Tomás García Yebra como éste, sería como explicar a qué sabe un cóctel sin haberlo probado, basándose solamente en los colores e ingredientes. Digamos que nosotros somos parte de ese brebaje que con paciencia va montando cual puzzle de palabras. Una frase ingeniosa o un giro poco habitual enseguida tendrá como respuesta a este escritor con alma de periodista agarrando papel y boli para apuntarlo. Ese trazo robado al interlocutor dará paso con el tiempo a algún párrafo de los libros que descansan -como los buenos vinos- en la sombra de las estanterías del museo, en un orden desordenado de carpetas y hojas sueltas. Hasta que vea la luz.

El profesor chiflado, que ya está disponible físicamente como le gusta al autor, en papel "como toda la vida", es una reflexión sobre la educación que se imparte en España. Nos cuenta Tomás que "el profesor ha de cautivar. Saber es relativamente fácil; saber enseñar, dificilísimo. Cuando don Eufrasio (protagonista del libro) entra metralleta en mano y dispara al Quijote, La Celestina o el Poema del Mío Cid quiere expresar que a un chico de 16 años no le puedes obligar a leer esos libros porque cogerá aversión a la lectura. Se empieza por Potter, por Mortadelo y Filemón o por Crónicas de Narnia. El Quijote es un peñazo, algo insufrible para un chico - y para muchos adultos, reconozcámoslo-" a esas edades.

-En el libro ataca sin piedad a los políticos.

- Son un desastre. Todos los ministros de `Cultura´ que hemos tenido, tanto de PP como de PSOE cogen como buque insignia al Museo del Prado. Pero a la hora de la verdad su supina ignorancia les hace utilizar la religión como arma arrojadiza. Señores ministros, si ustedes no conocen la historia sagrada y no saben nada de mitología, jamás entenderán el Museo del Prado.
-¿Qué pinta Mister Wert en este asunto?

- Ricardo Wert era escritor de novelas policíacas, lo que le dio para criar a sus ocho hijos y pasar los veranos en el Barrio de la Estación. No es por la polémica ley que protagonizó años después su hijo por lo que le incluyo en la novela. El problema de la educación es mucho más profundo. Necesitamos un pacto de estado a muy largo plazo y con profesores competentes dirigiendo, no con políticos de colorines.
- ¿Hay corrupción también en la Cultura?

- Igual que en todos los sitios.Rascas un poco y siempre alguien se lo está llevando. Los grandes premios literarios están amañados y nadie se preocupa, forma parte de nuestra cultura. Hay críticos que se ponen de acuerdo para ensalzar a un artista después de haberles comprado algún cuadro a precios bajos cuando eran unos desconocidos. ¿Qué sistema educativo puede triunfar en un país que ha inventado la picaresca como género literario?
-¿Por qué hay que leer El profesor chiflado y Mister Wert?

- Creo que tenemos que empezar a pensar firmemente que con la memorización no se llega a nada. Eso es muy recomendable contra el Alzheimer pero no me sirve para nada saberme la lista de los reyes godos o las cordilleras para la vida fuera de la escuela. Tenemos que aprender a tener criterio propio. En Finlandia se aprende a leer a los 8 años. Antes se enseña a jugar, reir, relacionarse o construir objetos con las manos. De adultos priorizan los debates y las clases prácticas a lo memorístico. Se aprende a leer y a escribir con la práctica, no con los análisis morfológicos y sintácticos.
- Insisto, que no me ha contestado. ¿Por qué hay que leer este libro?

- Bueno, como el movimiento se demuestra andando, os permito publicar en ElNaviero el primero capítulo y que los lectores juzguen:

CAPÍTULO 1.


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2017 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting