Las Navas del Marqués a 12 de julio de 2020   

18 visitas ahora

 

REPORTAJE
PRESUPUESTOS PARTICIPATIVOS
  Mariano Moral  | 29 de octubre de 2011

Cada vez son más los municipios españoles que se unen al proyecto de la democracia participàtiva a través de los denominados presupuestos participativos. En la web www.presupuestosparticipativos.com encontramos una síntesis de lo que son los presupuestos participativos como primer paso para movilizar a la ciudadanía de cara a la participación en el gobierno de su municipio, la reproducimos a continuación:

¿QUÉ SON LOS PRESUPUESTOS PARTICIPATIVOS?

Los Presupuestos Participativos son una herramienta de participación y gestión de la ciudad, mediante la cual la ciudadanía pueden proponer y decidir sobre el destino de parte de los recursos municipales.

Desde que, en 1989 se pusieran en marcha las primeras iniciativas en la ciudad brasileña de Porto Alegre, la figura de los Presupuestos Participativos ha ido ganando presencia tanto en América Latina como en Europa.

En España, las experiencias más significativas hasta ahora se han desarrollado en ciudades como Sevilla, Córdoba, Albacete, San Sebastián, Málaga, Jerez, Getafe, Petrer, Puente Genil, Cabezas de San Juan, Sabadell, Leganés, Torreperogil, Puerto Real, Torrellano, Novelda y Santa Cristina d’Aro entre otras.

¿PARA QUÉ SIRVEN LOS PRESUPUESTOS PARTICIPATIVOS?

El Presupuesto Participativo tiene como principal objetivo la participación directa de la ciudadanía en este proceso, con el fin de establecer las principales demandas y preocupaciones de los vecinos y vecinas en materia generalmente de gastos (actividades, inversiones públicas...) e incluirlos en el presupuesto anual de la ciudad, priorizando los más importantes y realizando un seguimiento de los compromisos alcanzados.

¿QUÉ APORTAN LOS PRESUPUESTOS PARTICIPATIVOS?

El principal aporte de los Presupuestos Participativos es el asentamiento de la idea de una ciudadanía activa, haciendo partícipe al vecino y vecina de la marcha de la ciudad. Entender, en definitiva, la gestión pública como algo que tiene que ver con nuestras vidas, y que podemos no solo participar, sino también decidir sobre estos asuntos públicos.

Además, podemos establecer una serie de ventajas que deben acompañar el desarrollo del proceso:

- Mayor transparencia y eficiencia en la gestión municipal, al compartir entre todos el debate acerca de en qué se van a gastar nuestros impuestos.

- Mejora de la comunicación entre administración y ciudadanía, generando espacios de interlocución entre políticos/as, vecinos/as, colectivos y personal técnico.

- Es un proceso abierto a todo el mundo, que posibilita la participación directa de todas las personas, superando así la lógica participación representativa, que se limita a la acción de votar cada cuatro años.

- Se trata de un proceso autorregulado, es decir, que son los propios participantes los que deciden cómo deben ser las «reglas del juego» que deben regir el proceso.

- Fomenta la reflexión activa y la solidaridad por cuanto todos los vecinos y vecinas tienen la oportunidad del conocer y dialogar sobre los problemas y demandas del resto.

Como vemos, los Presupuestos Participativos hablan de dinero, pero también de nuevos espacios de participación, de profundización democrática en la vida local, de participar para decidir. Hablan en definitiva de apropiación de los asuntos públicos por parte de la ciudadanía, lo que en el fondo constituye la esencia de la democracia.

Así mismo la Federación Española de Municipios se ha venido involucrando progresivamente en el proyecto participativo con la realización de una guia metodológica cuyo fin es facilitar la puesta en marcha de este proceso en aquellos municipios que aún no hayan iniciado esta vía de participación ciudadana y deseen hacerlo.

La guía responde a una secuencia lógica de actuaciones basada en la reflexión colectiva a partir de diferentes experiencias de presupuestos participativos. En definitiva, se trata de una “hoja de ruta” para que los presupuestos participativos puedan aplicarse en unas condiciones favorables y sea realmente un procedimiento reflexionado, compartido y respaldado.

Los autores del trabajo ponen también de manifiesto, entre otras cuestiones, que en este proceso es necesario cuidar, de forma muy especial, la incorporación de todos los sectores de la ciudadanía, teniendo en cuenta la perspectiva de género y la aplicación de medidas que posibiliten la participación de personas con cargas familiares o discapacidades, sin olvidar a sectores específicos de población, como por ejemplo a los más jóvenes.

En la web de la F.E.M.P encontramos un resumen de los puntos básicos de la guía, son los siguientes:

Puesta en marcha

La puesta en marcha de presupuestos participativos requiere, ante todo, una decisión del Gobierno Municipal favorable y una reflexión política sobre lo que supone. En la decisión política está implícita la determinación de las delegaciones o áreas concretas que se tienen que implicar y la encargada de impulsar y dinamizar el proceso.

El siguiente paso debe ser la elaboración de una propuesta metodológica para la implementación del proceso, su presentación al Gobierno Municipal y la comunicación al resto de la Corporación y a los Órganos Municipales de Participación Ciudadana y recepción de aportaciones al modelo presentado. Todo ello antes de su aprobación por el Pleno del Ayuntamiento o la Junta de Gobierno Local.

Como es obvio, el éxito de esta iniciativa depende en buena medida de que desde el mando político se trasladen instrucciones firmes y claras al personal técnico respecto a la obligatoriedad de implicarse en la implementación de este proyecto transversal.

Comunicación, formación y seguimiento

La Guía elaborada por la FEMP aconseja, después, el diseño de un Plan de Comunicación específico, dirigido a toda la población interesada, y programa de formación interna para el personal técnico de las Áreas Municipales, para que conozca la filosofía, metodología y calendario de desarrollo del proyecto.

El diseño de la estrategia de comunicación y coordinación internas, así como el seguimiento técnico corresponderá a una Comisión Coordinadora Interáreas, integrada por cargos directivos de los distintos departamentos y unidades implicadas. Del mismo modo, una Comisión Mixta sería la encargada del seguimiento del proceso, con participación de autoridades locales, ciudadanía, entidades sociales y personal técnico municipal.

Un aspecto importante es la capacidad de dinamización que puedan tener las áreas implicadas, sobre todo de la Delegación responsable de impulsar y guiar los presupuestos participativos. Concretamente, el empleo de canales para la formulación de necesidades y propuestas por parte de la ciudadanía, como las comisiones de concertación, asambleas ciudadanas, página web, buzones, sedes de asociaciones, etc.

Otras cuestiones a tener en cuenta serían la realización de análisis de viabilidad técnica y política de las propuestas ciudadanas; la priorización consensuada de las propuestas ciudadanas o la articulación de los resultados del proceso con el Presupuesto Municipal.

Finalmente, el proceso culmina con la difusión de los resultados a través de los diferentes canales y soportes, el seguimiento participado a través de Comisiones Ciudadanas de Seguimiento y la rendición de cuentas o devolución del nivel de ejecución (identificación / señalización de las propuestas ejecutadas, página web, publicación, órganos municipales de participación...)

Las ventajas que un proceso de participación tiene tanto para el municipio y la ciudadania son de amplio calado, según una experta en el tema como lo es Carmen Pineda pueden resumirse en los siguientes puntos:

· Es un marco favorable para estimular un nuevo comportamiento político y una nueva cultura de gestión, lo que supone la lenta formación de un “ethos” político diferente.

· Crea un nuevo «espacio público», en donde se encuentran los ciudadanos y el poder ejecutivo, que se convierte en el auténtico centro de decisión. Este es un espacio público totalmente nuevo que permite la emergencia de una ciudadanía más consciente, más crítica y más exigente, distinta de la ciudadanía tradicional, caracterizada por las demandas individuales y las acciones aisladas e
improductivas.

· Produce entre la población, sobre todo entre los grupos de renta más baja, un aprendizaje democrático, comenzando a acostumbrarse a negociaciones intensas, a tratar personalmente con las autoridades municipales y a plantear cuestiones complejas relacionadas con el presupuesto y sus mecanismos. Como resultado, se empieza a formar una colectividad ciudadana. Este aprendizaje político no se aplica solamente los ciudadanos sino también a las organizaciones comunitarias y a las autoridades públicas. Todos ellos deben aprender que el foco principal debe ser la ciudad en su conjunto y que las demandas deben ajustarse a un conjunto de prioridades.

· Aumenta el nivel de práctica política.

· La adopción de esta nueva herramienta de participación ciudadana permiterecuperar uno de los valores fundamentales de la práctica democrática: la legitimidad social de las decisiones.

· Provoca un impacto no sólo sobre las políticas públicas sino también sobre la dinámica política del municipio.

· Aumenta los niveles de transparencia. La ciudadanía conoce de esta forma la disponibilidad que existe de los recursos y ello crea la sensación, compartida por muchas personas, de la existencia de una relación correcta entre los impuestos y los beneficios conseguidos por la ciudadanía. Permitiendo establecer una mayor confianza entre los diferentes actores y crear un clima de cooperación y mutuo respeto entre el gobierno local y la sociedad.

· Crea un instrumento de control social. El seguimiento de las actividades del poder público, generalmente hechas sin transparencia, y la fiscalización de la utilización de los recursos, son elementos del proceso de "accountability" que empieza a cumplirse con el presupuesto participativo.

· Produce una mayor concordancia entre los servicios públicos que quieren los ciudadanos y los que facilita el ayuntamiento.

· Crece el número de “ojos externos” que inspeccionan las acciones del gobierno municipal.

· Los servicios de los funcionarios son más valorados por los ciudadanos, como resultado de una relación más estrecha entre los grupos sociales y los funcionarios públicos.
Los técnicos tienen mayor autonomía e independencia para emitir opinionesespecializadas sobre materias técnicas. Curiosamente el funcionamiento del presupuesto participativo hace que los funcionarios se sientan más aislados y protegidos de las presiones no sólo de los políticos sino también de los intereses privados, al estar más expuestos ante la sociedad. La razón es simple: existen reglas claras y públicamente controladas que deben ser seguidas en el proceso de
formulación presupuestario.

· Al ser un proceso autorregulado tiene gran capacidad de variación y
adaptabilidad a diversos ambientes. La autorregulación da a los actores que participan amplia capacidad de rediseñar su formato, lo que difícilmente ocurre con otros formatos institucionales.

Sin embargo, como recalca Carmen Pineda, existen muchas cuestiones que es necesario resolver para conseguir mantener y consolidar las experiencias:

· La forma de participación: debe darse mayor relieve a la participación ciudadana individual, ya que la participación asociativa puede llegar a tener riesgos y límites parecidos al de la democracia representativa convencional. Como, por ejemplo, concentración de poder en determinadas asociaciones, clientelismo político o falta de democracia.

· Priorización y realización de propuestas: es necesaria la discusión de criterios objetivos y técnicos para la ordenación de las propuestas. Si se deja a la discrecionalidad de los órganos del Presupuesto Participativo los ciudadanos pueden perder interés por participar al creer que se van a seguir criterios partidistas o clientelares.
También es importante que se realicen las propuestas decididas por los
ciudadanos si se quiere mantener la credibilidad del proceso y cuando no fuera posible es necesario explicar las razones.

· ¿Cómo combinar las prácticas participativas con las técnicas de elaboración presupuestaria? En todas las experiencias es muy difícil, cuando no imposible, identificar, en documentos formales, las decisiones tomadas en el ámbito de la participación popular. Esto hay que modificarlo, o las decisiones son formalizadas o la posibilidad de que sean respetadas puede ser nula. Se deben intentar desarrollar técnicas que permitan transformar las deliberaciones de los ciudadanos en documentos legales, con anexos claros que permitan el seguimiento y control por parte de los ciudadanos.

· Flexibilidad del proceso: para que funcione todos los actores participantes en el proceso (ciudadanos, asociaciones, electos, técnicos) tienen que tener un espíritu crítico y abierto. No es posible pedir que los electos compartan el poder con los ciudadanos y no querer éstos compartirlo entre ellos.

· La proporción del presupuesto en la que participan los ciudadanos, en general, es pequeña en todas las experiencias lo que puede crear insatisfacción entre los ciudadanos. Una solución más satisfactoria podía ser la adoptada en Porto Alegre, en ella el 100% del presupuesto es considerado participativo, porque el Consejo del Presupuesto Participativo examina e incide sobre el presupuesto total (antes de ser presentado a la cámara municipal) pero la parte debatida en
asambleas, en las cuales todos los ciudadanos pueden participar, corresponde al 100% del recurso de inversión.

· Información y comunicación: la calidad de la relación entre el gobierno local y los ciudadanos depende mucho de la calidad de su comunicación. Una mayor transparencia informativa, es un tema especialmente importante cuando, como ocurre en el proceso presupuestario existen importantes dificultades técnicas.
Debe realizarse un esfuerzo importante, por parte de las personas dedicadas a temas presupuestarios en los ayuntamientos, para la utilización de un lenguaje que sea asequible para los ciudadanos El acceso del ciudadano a la información debe poder realizarse sin ninguna restricción y la información debe ser amplia y clara. Además debe estar disponible con la suficiente anticipación para la consulta de los participantes del proceso.
Pero no sólo es importante mejorar la comunicación entre el gobierno local y los representantes del Presupuesto Participativo, también debe hacerse desde éstos a los ciudadanos. Es necesario que los ciudadanos conozcan lo que se hace, como se hace y porque se hace de una forma y no de otra.

· Necesidad de disponer de instrumentos y métodos para medir y evaluar los avances, los problemas, los aciertos y los impactos del presupuesto participativo tanto en la ciudad, como dentro del gobierno local.

· Formación: uno de los desafíos planteados a los ayuntamientos en los que se están realizando experiencias es la formación de su personal para que pueda enfrentarse a las exigencias y los desafíos planteados por la implementación de los presupuestos participativos.
Pero el proceso de aprendizaje no debe ser sólo del personal del ayuntamiento, los ciudadanos, los miembros de las asociaciones… deben tener también esa posibilidad.

· El control social ciudadano: una vez aprobado el presupuesto, aparece como un elemento central para conservar la calidad del proceso y garantizar su transparencia. Merece, por tanto, un debate profundo sobre las formas y las instancias de control más adecuadas.

· Necesidad de mayor comunicación sobre sus prácticas entre las ciudades. Deben existir reuniones, foros, grupos de trabajo… donde se pongan en común las experiencias, pero con una voluntad de aprendizaje.

Para más información se recomienda visitar las webs de presupuestos participativos, democracia participativa y observatorio internacional de la democracia participativa. En estos sitios web se podrán encontrar múltiples estudios, documentos explicativos y guias metodológicas dirigidos tanto a los organos de gobierno municipales como a la ciudadanía. Así mismo se pueden consultar las experiencias participativas de aquellas ciudades y municipios que ya han puesto en marcha los presupuestos participativos tanto a nivel nacional como internacional.


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2020 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting