Las Navas del Marqués a 21 de octubre de 2019   

56 visitas ahora

 

LAS PLANTAS Y REMEDIOS DE LAS NAVAS DEL MARQUÉS
LA BOTICA DE DOÑA IRIS

INTRODUCCIÓN.
Inés Iris Mier Yáñez, más conocida por doña Iris, fue un referente en el barrio de la Estación durante muchas décadas. Su conocimiento en medicina natural sirvió a muchos vecinos y clientes del hotel Iris, quienes se beneficiaron de su sabiduría y sus remedios. Su hijo Miguel Ángel del Corral rescata para ElNaviero esas mágicas fórmulas.

  LA BOTICA DE DOÑA IRIS  | 22 de diciembre de 2014

INÉS IRIS MIER YÁÑEZ
Nacida en Riocorvo (Santander), municipio perteneciente a Caldas de Besaya, pasó su infancia y juventud entre Asturias y Cantabria.
Estuvo durante mucho tiempo con sus tíos Honorato y María, quienes la trataron como a una hija. De don Honorato, apodado El Brujo, aprendió todas las plantas medicinales y sus usos, practicó la medicina natural en el más amplio sentido con tratamientos tradicionales: alimentación, hidroterapia y geoterapia (efectos terapéuticos presentes en las tierras y arcillas con propiedades curativas). Además era una gran psicóloga y trataba con simpatía al público. Dedicó toda su vida a ayudar a las personas. Después de su boda con mi padre Felipe López del Corral compraron una casa en el barrio de la Estación de Las Navas y aquí lucharon para sacar a la familia adelante con el negocio conocido como hotel Iris.
Nunca abandonó su vocación por la medicina natural. Hasta sus últimos días visitaba a personas a las que aconsejaba una planta, un remedio o un consejo para el cuerpo y para el alma.
Aquí queremos dejar constancia con estas breves reseñas a sus conocimientos.

Camino por el sendero de Las Navas del Marqués

Paseábamos tranquilamente como hacíamos de vez en cuando para hablar de nuestras cosas, reflexionar, intercambiar opiniones y saber más de nosotros. Era domingo por la mañana y mi madre estaba de buen humor, como casi siempre.
- Bueno ¿qué tal, cómo van las cosas? -me dijo-. Estás engordando y tienes que dejar de fumar.
- Sí, me voy a poner en serio y un día de estos me lo propongo, a ver si lo consigo.
Y así seguimos por el camino delante de la iglesia de la Estación. Este sendero le gusta porque le recuerda otros tiempos. Avanzamos poco. Cada vez que nos encontramos con alguien, saluda y se interrumpe nuestra charla. Inicia conversación con Matilde, conocida en el barrio.
- Paseando, ¿no?
- Si, vamos a ver si recogemos un poco de tomillo.
Matilde se sorprende y pregunta: "¿Pero por aquí hay tomillo?".
- Claro, y otras plantas y arbustos con muchas cualidades curativas que casi nadie conoce.
Le explicamos a la señora que, por ejemplo, en primavera los pinos brotan y esos brotes tienen propiedades medicinales. Se recolectan, se dejan secar y se añaden a la infusión. Resultan beneficiosos para los catarros porque son balsámicos y ayudan a mejorar la respiración. Si se mezcla con otras plantas, como el gordolobo, va muy bien para la fiebre.
Matilde abre los ojos asombrada. No hemos empezado el paseo y aquí al lado de la iglesia tenemos estos dos remedios. Allí mismo y en el pequeño arroyo hay menta piperita y también nos sirve, como no, para explicarle que la menta es digestiva.
-Todos los días paseando por este camino y yo sin enterarme - dice Matilde, quien se disculpa porque la reclaman en su casa.
- ¿Sabes qué hay que hacer? -comenta mi madre-. La gente no sabe, no tiene curiosidad y hay que enseñarla que a la puerta de su casa tiene toda una botica natural-. Y añade: Me parece que todo esto hay que recogerlo y hacerlo saber. Aquí en Las Navas hay muchas plantas, hongos, arbustos que se pueden aprovechar para infusiones, cataplasmas o decocciones. Haremos un catálogo con fotos en colores y cuando tengamos unas cuantas lo publicamos en un libro.
Mi madre se quedó pensando. Dijo a cabo:
- Creo que el titulo podría ser: `Disfrute con el conocimiento de las Plantas Medicinales y Aromáticas de Las Navas del Marqués´.
- Que no, le dije yo, que ese título es muy largo. Mejor, `Las plantas y remedios en Las Navas del Marqués´. -Y así quedamos.
Es la hora de cenar, apresuramos el paso para llegar a casa. La idea está. Hay que desarrollarla. Nos ponemos en marcha.

Foto. Brote del pino.


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2019 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting