Las Navas del Marqués a 19 de octubre de 2017   

55 visitas ahora

 

EN LAS NAVAS
UN ZORRO MUERDE A UN VECINO EN LA ESTACIÓN

En la noche del 29 un zorro que parece que merodea por el Barrio de la Estación (algunos vecinos de fin de semana lo han fotografiado en sus jardines) atacó a nuestro redactor Fernando Rodrigo. No es uno de sus relatos, aunque como tal parezca la crónica.

  FERNANDO RODRIGO  | 1ro de enero de 2015

¡QUE LE HA MORDIDO UN ZORRO!

A las diez en punto de la noche del pasado 29 de Diciembre me disponía a pasar una velada íntima previa a la multitudinaria del 31. Todo preparado: champagne, unos langostinos pillados esa tarde en el Gigante, algo de chacina ibérica, el queso para el postre y para acabar la botella…salgo de mi casa de la estación henchido de satisfacción por lo bien que organizo yo estas cosas, echo mano al picaporte de la cancela del jardín y de repente siento unos colmillos que se me clavan en el lateral del gemelo izquierdo.

Foto. Detalle de las mordeduras.

Sorpresa mayúscula cuando veo lo que sale corriendo a mis pies y le ilumina el farol de la escalera: ¡joder, pero si es un zorro! Lejos de amilanarse, se queda quieto a una distancia prudencial y me mira en actitud chulesca. Me voy hacia él presto para la venganza, retrocede rápido unos metros y ¡me desafía! Se viene hacia mí de nuevo. “Ahora te vas a enterar cabronazo” le espeto dispuesto a darle una patada digna del mejor apertura del mundial de rugby pero me hace una finta y sale huyendo definitivamente. Siempre había creído que estas alimañas eran muy huidizas pero aquel zorro, o zorra, parecía acostumbrado a la convivencia con el homo sapiens. Me mordió y me estaba tomando el pelo. Se me pasa por la cabeza que aquello no es normal y que ese bicho tiene la rabia.

Foto del zorro hecha con mi móvil.

Me subo al coche sin mirar la herida, no duele mucho y me están esperando. Arranco y al encender las luces le vuelvo a ver pasando por delante de mis narices como si tal cosa, lo que se dice un auténtico corte de mangas. “será cabrón” digo en voz muy alta. Llego a casa de la dama y le cuento: “no te lo vas a creer…” efectivamente, le resulta increíble, se troncha vaya, pero cuando miramos la herida y vemos cuatro agujeros de cuatro colmillos y cuatro hilillos de sangre que salen de ellos decidimos al unísono que aquello es de cura e inyección. A urgencias a Las Navas. Allí me dicen que sólo me pueden poner la antitetánica, que no tienen la antirrábica, me curan la herida (cuatro agujeros de cuatro colmillos) y me dicen que tome un ibuprofeno si la cosa empieza a doler. Llamo a mi hermana farmacéutica al salir al exterior (cuatro grados bajo cero pero que con el viento parecen doce) porque no me he quedado muy tranquilo en mi aprensión y ésta me dice que vuelva y le pida al médico una receta de antibiótico, y que va a llamar a un familiar médico para que se empolle en un cuarto de hora vía internet todo lo que tiene que ver con la rabia, ha puesto en marcha en un momento el cinturón sanitario, mi hermana es así de “apañá”. De nuevo en la consulta el doctor me dice que no es necesario, que la herida es limpia, poco profunda y que él no me va a extender nada de nada y que soy muy libre de ir a la farmacia y exigir Amoxicilina y llevar la receta otro día. Paseíto a la farmacia de guardia. No hay profesional presente. Solo un cartel con un teléfono de urgencia y con una leyenda que dice que la cosa se puede demorar hasta treinta minutos. Llamo a la farmacéutica que me dice que sin receta no se mueve de su casa. Vuelvo a llamar a mi hermana y le cuento lo que hay, monta en cólera y le digo que por esa noche tengo bastante, que me han curado, que tengo hambre, que no duele y que hace dos horas y media que espera una botella de champagne que me pienso jalar en la mejor compañía por si acaso al día siguiente la pierna está tumefacta, el riesgo de amputación evidente y tengo que salir a toda hostia a por la receta del antibiótico de marras. Me dice que yo mismo.

Cuando llego por fin a cenar el móvil echa humo, wasap´s, sms´s, llamadas de colegas a todo trapo, el cachondeo es de aúpa, todo el mundo se desternilla incluida la compañía,¡¡¡y puedo estar incubando la rabia!!! …demasiado tarde para el champoo.

Excursión a urgencias a Ávila el día siguiente, sigo obcecado. Me informan: solo existe una dosis antirrábica por comunidad autónoma, la rabia está erradicada en España desde hace tiempo, pero van a estudiar el protocolo. Por fin me pasan con la doctora, mejor, siempre prefiero las doctoras y si está para mojar pan como es el caso ni te cuento. Diagnóstico: no hay riesgo de rabia, las heridas han cicatrizado de dulce, no es necesario antibiótico. Se acabó el tema ¿se acabó? Que te lo has creído.

Quedo con un vecino en Las Tres Cruces para tomarnos un vinito y felicitarnos el año. Cuando entro se desata una ciclo génesis explosiva entorno al monotema:

- ¡Que le ha mordido un zorro!
- Qué raro.
- Pero que muy raro.
- Sería una zorra, tendría la camada cerca y atacó.
- Más bien se sintió acorralado, se enculó al lado de la cancela y te soltó un viaje ¿a ver la herida? ¡hostias! ¡menudo viaje!
- ¡Joder, hay un zorro rondando por la estación! Le eché de comer el otro día al lado de casa para que le vieran mis hijos y se quedó a zampar sin cortarse un pelo.
- Sí coño, yo lo he visto, a mí se me encaró en el alcantarillón.
Llega a los móviles una foto de la bestia asesina que ha sacado un amigo de la estación. Lo que faltaba:
- ¡qué grande!
- eso tiene pinta de cruce entre podenco y zorro. Animal de cazador furtivo. Para mí que tiene dueño.
- lo malo es que ya ha probado la sangre humana, puede volver a atacar, habría que avisar a la policía municipal.
- ¡oye tú! Mañana saca la escopeta que vamos a cazar un zorro.
De una de las mesas surge el estampido final:
- ¡pues yo no me lo creo!
Al final acaban sacando fotos de mi herida, no firmo autógrafos de milagro, pero mañana es Nochevieja, todo se andará.


COMENTAR

 4 comentarios
  •  UN ZORRO MUERDE A UN VECINO EN LA ESTACIÓN  2 de enero de 2015 23:55, por Juanjo

    Otra foto del zorro

    JPEG - 103.1 KB
  •  UN ZORRO MUERDE A UN VECINO EN LA ESTACIÓN  2 de enero de 2015 23:54, por Juanjo

    Fotografiado el 26 de diciembre en La Estación.

    JPEG - 129 KB
  •  UN ZORRO MUERDE A UN VECINO EN LA ESTACIÓN  2 de enero de 2015 09:08, por Ismael Sastre

    Lo primero me alegro de que estés bien. Estos incidentes, como las no campanadas de Canal Sur, llevan a tener unas anécdotas dignas de cualquier sobremesa, pero prefiero ser en este caso el oyente y el que ríe al que cuenta y es mordido. Un abrazo

  • image
     UN ZORRO MUERDE A UN VECINO EN LA ESTACIÓN  2 de enero de 2015 00:02, por Ana Gómez

    ¡¡¡Que aventura Fernando!!!. Recuerdas que el ultimo día de taller, Carmen nos enseño unas fotos de un zorro en su puerta? POS MIRA tú no de debiste gustar, eso es que no te sentaste ha hablar con él. Espero que estés mejor, Un beso

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2017 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting