Las Navas del Marqués a 10 de abril de 2021   

21 visitas ahora

 

LAPICES ALTANEROS
El legado de un alcalde pésimo.
  Ismael Sastre  | 3 de marzo de 2012

Me siento navero por los cuatro costados.

Son muchos años, tantos, que ya nos conocemos todos o al menos eso creemos.

Pisamos las mismas calles, charlamos con las mismas personas y frecuentamos los mismos lugares. En el circulo que se convierte la vida se van acumulando amigos, experiencias vividas y poco a poco te hace ir descubriendo de donde te sientes parte, a veces del lugar donde naciste, en ocasiones a miles de kilómetros de este.

Yo nací en Las Navas, a poco más de 50 metros de la Plaza del Cristo. En mi casa estaba mi padre, alguna de mis tías, Carrillo y mi madre (a mi no me paso como a Gila cuando yo nací mi madre si estaba en casa).

Ahora, como muchos de vosotros, vivo en Madrid y subo a Las Navas los fines de semana. Me siento navero por los cuatro costados y allá donde voy presumo de pueblo, de su gente, de su pinar y de tantas y tantas cosas. Casi siempre en estas conversaciones sobre mi pueblo, alguien termina hablando que él o un familiar suyo veraneaba en Las Navas y recuerda los veranos, esos largos veranos de tres meses y terminamos hablando del Castillo, de la fuente del Sauco, de la piscina de La Noria o la Carretera Principal.

Tengo que reconocer, aunque no me guste, que de un tiempo a esta parte esto ha cambiado y mucha gente solo me dice – ahhh tu eres de donde querían talar el pinar, joder la que tenéis liada por allí-. Es brutal el impacto en imagen y económico en nuestro turismo que ha supuesto pasar de ser conocidos por el pueblo de los veranos plácidos y los pinares, a ser conocidos con el rol de taladores de pinos y estar en mapas de supuesta corrupción urbanística. Esta mala publicidad tardaremos muchos años en quitárnosla de encima, aunque poca o ninguna culpa tengamos los naveros de a pie de lo que hacen nuestros queridos políticos, sobre todo los que nunca les hemos votado.

Bajar el puño para escribir con lapices altaneros

Son muchos años, en octubre soplaremos diez velas.

Diez años desde aquella primera web y esos veintitantos que le hacen a uno impulsivo y a veces visceral. Con el paso del tiempo descubrimos que es mejor bajar el puño para escribir con lapices altaneros y en eso estamos ahora, haciendo un periódico, sin medios y con una oposición brutal por parte del alcalde, concejales del PP y del concejal del Psoe. Tampoco nos importa mucho, siempre remamos mejor contracorriente.

Tengo la suerte de que en esta aventura me acompañan unos buenísimos redactores, que han escrito artículos que no desentonarían en periódicos de tirada nacional , que mejoran día a día y con el merito de que los escriben después de su trabajo diario. Sin ellos esto no seria posible.

El legado de un alcalde pésimo

Son muchos años, demasiados, los que Gerardo Perez lleva siendo alcalde.

Seguramente no volvamos a tener una bonanza económica como la que tuvimos en los últimos 15 años. Un gestor medio bueno habría transformado nuestro pueblo en admirable y admirado por todos. En Las Navas este alcalde ha gestionado mas de 120 millones de euros y el pueblo ha mejorado poquísimo con el potencial que teníamos, ha tirado nuestra imagen por lo suelos y ha dividido a la sociedad navera.

Este señor ha conseguido partir el pueblo en dos, entre sus detractores y sus seguidores acerrimos. La división ha llegado a tal punto que depende del bando en que te encuadren eres mirado con recelo al entrar en ciertos bares o establecimientos. Desde la alcaldía se fomenta el odio y la división. Al que piensa diferente se le amedrenta y se le hace la vida imposible y al que le baila el agua todo lo contrario. Esto lo deberíamos cambiar entre todos, pero mientras siga esta persona como alcalde no tengo ninguna esperanza. Parece ser que solo un juez en fechas próximas puede variar esto, cosa que yo espero aunque confíe poco o nada en la justicia.

Hace unas semanas mi ya instaurada falta de esperanza se desvaneció, el pueblo apareció lleno de pintadas con el lema: “Lo siento Po”, incluso en la fachada del ayuntamiento, yo que soy fácil en las cosas de evasión e imaginar, pensé:

Es un mensaje oculto del alcalde al naviero y lo que nos quiere decir es:

- Lo siento Porquería no quise llamaros.

Si os soy sincero, lo que mas me desconcierta y me hace dudar de mi teoría es como terminaba el mensaje:


COMENTAR

 4 comentarios
  •  El legado de un alcalde pésimo.  30 de marzo de 2012 09:24, por Ismael Sastre

    Jinete como las urnas han hablado, los demás no podemos hacerlo?
    Que democracia mas justita practicas.

  • image
     El legado de un alcalde pésimo.  29 de marzo de 2012 12:06, por El jinete solitario

    Os recuerdo a todos que el poligono "El brajero" esta en una de las zonas mas bellas y bonitas del pueblo, solo teneis que dar un paseo por él y ver las vistas que desde el mismo se ven del pueblo, el castillo, la iglesia, la dehesa, el alto, etc. Y cuando se diseño su construccion no recuerdo que nadie dijese lo mas minimo en su contra.

    Hubiese sido mas logico ampliar el poligono de la carretera del rio, que es una zona de menor valor ecologico o paisajistico, y posteriormente se ha visto que se podia unir con la carretera CL505.

    En otro orden de cosas, las urnas han hablado, dejemonos ya que tanta historia, el alcalde ha sido elegido por mayoria absoluta, aunque haya alguien a quien le pese, ya que pensaba que iba a arrasar.

  •  El legado de un alcalde pésimo.  6 de marzo de 2012 09:02, por Ismael Sastre

    Siempre querrán menospreciarnos pero la mejor respuesta de lo que es y como va el periódico, son los datos. En Febrero 20.000 visitantes, 258.000 paginas vistas y mas de 10GB de transferencia. Enhorabuena redactores:

    JPEG - 85.9 KB
  •  El legado de un alcalde pésimo.  5 de marzo de 2012 23:11, por Juanjo

    Quisiera felicitar públicamente a Isma por esos diez años.Por hacer un gran esfuerzo para facilitar la libertad de expresión en este pueblo.Por echarle huevos para sortear tantos palos en la rueda. Por permitir a amigos y detractores, por partes iguales, a plasmar su opinión primero en un foro y después en un periódico. Hay que tener ganas de complicarse la vida, amigo.

    Me he incorporado quizás un poco tarde a este proyecto. Cuando algunos os manifestábais contra la ciudad del golfo (aquí sí se puede decir golfo, es opinión, no información ¿no?) otros, como es mi caso, nos dedicábamos a poner ladrillo sobre ladrillo, maderas y azulejos los fines de semana empeñados en construir la mejor casa posible con el menor dinero posible. Muchos no teníamos tiempo físico para enterarnos de lo que se cocía en el pueblo: de acoso a obreros por sus ideas, de chanchullos, trapicheos y otros negocios. No había tiempo de hacer vida social y las únicas referencias que teníamos de esas gestiones eran sesgadas y manipuladas. En mi caso, ser hijo de un amigo del amo (hasta que la marea magenta me llamó la atención y pasó de amigo a enemigo), me aplicaba la dosis de manipulación en vena. Y mientras, muchos de vosotros ya contábais lo que pasaba en una página azul perseguida y denostada por la zona azul de nuestro pueblo.

    Tengo que darte la razón en dos cosas muy importantes a mi parecer que has escrito en el artículo: La primera es que sectariamente este alcalde aplica el ascua a su sardina afirmando siempre que puede que este ayuntamiento tiene un superavit de cuatro millones y medio de euros gracias a él. Falso, señor alcalde. El superávit tiene más que ver con las subvenciones recibidas y no gastadas, con la venta de patrimonio en parcelas de la zona que va desde la Tortuga hasta los Matizales, a precios abusivos e inflados.Y por supuesto con la brutal subida de impuestos sobre todo en el apartado de licencias de obra. Un ejemplo claro: Licencia de obras en la zona 10 , año 98 : 362.000 pesetas. Mismos metros aproximadamente, año 2011 : 740.000. Un incremento de más del cien por cien en diez años. El que presumía en su mitin electoral que no había subido los impuestos en 12 años también miente en esto. Ese superávit no es fruto del ayuntamiento sino más bien de Las Navas y los naveros, que hemos ido poniendo ese granito de arena con las compras de parcelas y construcción de viviendas estos años de bonanza.

    Otra cosa importante, y esta es mucho más difícil de solucionar, es la credibilidad de Las Navas fuera de nuestro entorno. Trabajo en muchos pueblos y barrios de Madrid. El que nos conoce (incluso personas que sólamente han venido a visitarnos un sólo verano tiene buen recuerdo de Las Navas), empieza la conversación casi siempre con nuestros mismos tópicos: los pinares, el Saúco, el Valladal, los paseos y el aire puro, en definitiva, lo bien que pasaron sus vacaciones antaño. El problema viene después, en la segunda fase de la conversación.Casi todos acaban con una frase lapidaria: ¿cómo habéis podido cargaros los naveros ese pinar que teníais? Como si "los naveros" en pleno arrebato, hacha en mano y camino del monte, nos hubiesemos vuelto locos al unísono para hacer semejante salvajada. La gente que conocía Las Navas da por hecho que ya no tenemos pinar. La gente asocia Las Navas con la ciudad del golf, con la especulación y la corrupción urbanística.

    El mal está hecho, el remedio no lo veo tan claro. Y la dilación de la justicia ayuda poco.Tenemos un imputado en el sillón más importante del pueblo. ¿Será finalmente juzgado? ¿Será justamente recompensado el pueblo? Seguramente no. Pasarán veinte años y siempre podremos encontrar a alguien que al enterarse que somos de Las Navas, nos atizará con ese slogan inmemorial : ¿cómo pudísteis los naveros cargaros ese hermoso pinar? ¿por cuatro euros?
    Ay, si supieran la verdad..........

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2021 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting