Las Navas del Marqués a 20 de agosto de 2019   

46 visitas ahora

 

NANDO
PASO CAMBIADO
  FERNANDO RODRIGO  | 25 de septiembre de 2016

Nuevo grupo de “guasap” que se forma con una celeridad encomiable. Ineludible brainstorming, eludible en su caso en este momento en el que se encuentra, al resol de septiembre y en pleno dilema existencial. El administrador del grupo tiene perfil de administrador, y, para la ocasión, con ganas. La juerga siempre es la juerga e implica sin piedad en varios frentes a la vez: elección del presente al homenajeado, aportación individual al mismo, contribución a zampa y alpiste y, por supuesto, la organización del efecto sorpresa, ¡porque tiene que ser un auténtico Shock!

No contesta de inmediato, su tempo parece haber cambiado. Algunas reacciones fisiológicas a ciertos actos recurrentes le parecían misteriosas -¿Por qué esas ganas de estercolar si miraba el plano y las fotos en Internet de una casa que anhelaba? - aunque esto se lo explicaba en gran medida por la relajación de esfínteres que provoca siempre soñar a plena luz, y a cierto reflejo pavloviano -. Pero lo de “guasap” parecía de repente abrumador. La ansiedad era la nota dominante. Le anula cierta soledad bien entendida, le saca de quicio ahora. Demasiado rápido.

El tema se engorrinaba. A riesgo de parecer antisocial sigue sin responder. La comunicación en tiempo real con muchos a la vez se le antoja otra fase de la evolución, en realidad lo es. El esperado punto de inflexión en el grupo no se hace esperar, la secuencia chiste –a cual más basto, es parte de la gracieta-, momento solidario y alerta infección por troyano se reproduce con inquietante exactitud. Faltaba el canto de un duro para la opinión política ácida y resuelta. Hay una corriente más fuerte ahora, como si estuviera cerca de un gran salto de agua. Las provocaciones son constantes, el exhibicionismo grotesco, la verborrea inunda líneas que se mueven como antiguas cadenas de montaje. Sigue sin darse por aludido, además ya se le ha ido de las manos, no quiere entrar como elefante en cacharrería, parece tarde, o quizá no, su postura podría interpretarse como cierto afán de protagonismo. Se bloquea. Ha perdido el ritmo.

Empiezan las fugas de presión, metedura de pata sideral que casi da al traste con la Sanghai surprise. Es lo que tiene ser parte de muchos enjambres digitales, fácil colarse. Y surgen efectos colaterales, nuevos subgrupos para preparar futuros eventos, que no decaiga, todo para llevarlo bien, un halo de felicidad incontenible parece rodear a todos en un remolino virtual del que parece difícil escapar.

Se ha dado de baja del grupo, no puede evitar sentirse algo abochornado. Puede imaginarse los comentarios. Pero ha decidido sentarse a esperar otro mensaje, un mensaje lacónico pero sincero que nadie le ha enviado por el momento, el único mensaje que quiere recibir, químico, físico, acorde a su tempo: “¿Cómo vas?”


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook






- Artículo realizado por FERNANDO RODRIGO
- Publicado el 25 de septiembre de 2016

Espacio Publicitario








OTROS ARTÍCULOS DE RELATOS Y POESÍA







© ElNaviero.com 2019 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting