Las Navas del Marqués a 23 de mayo de 2019   

1253 visitas ahora

 

INVESTIGADO POR MALTRATO ANIMAL
  ElNaviero.com  | 24 de marzo de 2017

La Guardia Civil de Ávila instruye diligencias policiales en calidad de investigado a una persona por un supuesto delito de maltrato animal.

El SEPRONA de Cebreros (Ávila), tiene conocimiento a través de llamadas directas tanto de la alcaldesa como de vecinos de la localidad de San Bartolomé de Pinares (Ávila), para alertar del mal estado de un can raza mastín que deambula por el núcleo urbano de la población, con un collar muy apretado que le está ocasionando heridas graves.

La Guardia Civil, durante la madrugada del 18 al 19 de marzo, acompañados por un veterinario de San Martín de Valdeiglesias y la alcaldesa, localizan al perro y consiguen liberarlo del collar.

El animal fue ingresado en la Clínica Veterinaria de San Martín de Valdeiglesias, lugar donde se le hicieron los correspondientes cuidados higiénico-sanitarios.

Tras comprobar que el can no posee microchip, la Guardia Civil, da inicio a las correspondientes investigaciones y gestiones policiales para la localización del propietario del animal, fruto de las cuales es localizado el pasado 20 de marzo, procediendo a su investigación como supuesto autor del delito descrito así como ser denunciado ya que su animal carece de microchip y de cartilla sanitaria.

Se recuerda que atendiendo a la Ley 5/97 de Protección de Animales de Compañía, todo aquel que esté en posesión de cualquier can, deberá:

1. Cuando el can cumpla tres meses de edad deberá estar registrado a nombre del propietario con un microchip que deberá ponerlo un veterinario colegiado.
2. Además deberá tener la correspondiente cartilla sanitaria y tener anotadas las vacunas en vigor, recordando que todas las vacunas contra la rabia deberán ponerse de forma anual.
3. Además el perro deberá estar desparasitado con sello del veterinario colegiado al menos cada seis meses puesto en la cartilla sanitaria.
4. Cada animal deberá estar censado en el Censo Canino del Ayuntamiento en el que resida el propietario.
5. Cuando el animal fallezca se tiene la obligación de darle da baja en dicho Censo así como en el registro veterinario.

SE RECUERDA:

Que todo can independientemente de su tamaño, deberá ir atado con la correspondiente correa al cuidado de su propietario, es decir, bajo la custodia de éste por los daños que pudiera ocasionar, solamente el animal podrá ir suelto en las zonas urbanas habilitadas al efecto.

En cuanto a las heces del animal, deberán ser recogidas por la persona encargada de sacar al animal, si no se hiciera se corre el riesgo de cometer una infracción administrativa.

EN CUANTO A ANIMALES POTENCIALMENTE PELIGROSOS EN CASTILLA Y LEÓN:

Se consideran animales potencialmente peligrosos así como sus cruces de 1ª Generación:

- Pit Bull Terrier.
- Dogo Argentino.
- Fila Brasileiro.
- Staffordshire Bull Terrier.
- American Stadfforshire Terrier.
- Tosa Inu.
- Akita Inu.
- Rotweiler.
- Dogo del Tibet.

Está regulado en la Ley 50/99 sobre el Régimen Jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos:

Estos tienen las mismas obligaciones que los domésticos con respecto a obligaciones y registro, pero con la diferencia que para poder poseer un animal de éstas características hace falta una licencia administrativa otorgada por el ayuntamiento de residencia del solicitante cuyos requisitos son los siguientes:

- Ser mayor de edad y no estar incapacitado para proporcionar los cuidados necesarios al animal.
- No haber sido condenado por delitos de homicidio, lesiones, torturas, contra la libertad o la integridad moral, la libertad sexual y la salud pública, de asociación con banda armada o de narcotráfico, así como ausencia de sanciones administrativas en materia de animales potencialmente peligrosos.
- Certificado de aptitud psicológica.
- Acreditación de haber formalizado un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros que puedan ser ocasionados por sus animales.

Para poder transitar por la vía pública con estos animales es necesario que vaya constantemente atado con una correa no extensible, de longitud no superior a 2 metros y siempre con un bozal. Se hace constar que el perro solamente lo puede llevar su legítimo propietario, acompañado en todo momento de la autorización de la tenencia del mismo.

En caso de sufrir algún percance o de visualizar el incumplimiento de las normas establecidas se puede comunicar bien a la Policía Local siempre y cuando sea en casco urbano o bien al 062 Guardia Civil.


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2019 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting