Las Navas del Marqués a 17 de septiembre de 2019   

43 visitas ahora

 

“LOS ÚLTIMOS REDUCTOS FACCIOSOS”
  ANDRÉS BARTOLOMÉ  | 13 de mayo de 2017

Esta joven miliciana que camina resuelta ante la admiración, la sorpresa y la indiferencia puntual de los testigos de su paso, porta todos los pertrechos que le harán falta en el frente: cartucheras, mochila, casco, fusil y cantimplora. Un pendiente es el único atisbo de coquetería femenina en una indumentaria que podría intercambiar con cualquiera de sus compañeros. A página completa, en el diario ABC, se explica la escena de forma escueta: “En Barcelona, como en todas las ciudades de España que permanecen fieles al Gobierno de la República, se organizan constantemente batallones de voluntarios para aplastar los últimos reductos facciosos. Esta linda miliciana forma parte de una columna, recientemente formada, que desfila por las calles de la capital catalana, camino del frente aragonés”.
Los “últimos reductos facciosos” no lo son ni lo serán, por mucho empeño que pongan las milicias, ni siquiera en esa zona en la que se batirá con más entusiasmo que resultados eficaces el que pronto se convertirá en un héroe de la República: Buenaventura Durruti. Cuando es herido de muerte frente al Clínico el 19 de noviembre de 1936, Julio Mangada ya se encuentra en Madrid, supervisando el frente y recibiendo homenajes por los días de Navalperal.

Nota: obsérvese el cacillo de cantimplora que cuelga del cinturón de nuestra protagonista. Uno igual (en la imagen) fue hallado el pasado verano por Juan Pedro Águila en Navalperal.


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2019 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting