Las Navas del Marqués a 23 de octubre de 2019   

72 visitas ahora

 

LOS NAVERISMOS, YA A LA VENTA
Enriquezca su vocabulario
  Juanjo  | 20 de junio de 2018

Nos complace comunicaros que ya está a la venta el libro Naverismos. El habla popular de Las Navas del Marqués (10 €). Los autores han tenido a bien enviarle un ejemplar dedicado al director de la Real Academia Española, Darío Villanueva. Creemos que la RAE tiene algunas lagunas (piñota, cacho lóbado, encacinar, jetuño, torzón, jabudo, etc) que urge subsanar.
Daremos cumplida información si recibimos respuesta de don Darío.
Ahí van -como aperitivo- algunas muestras de nuestro imperecedero vocabulario.


Torzón

Se refiere a un cólico o a un empacho producido -generalmente- por un atracón de comida. “¡Aviá estoy con el torzón que me ha atizao!”. El torzón es un dolor puntual -y pasajero- que padecemos solo los naveros. El torzón es parecido al retortijón, aunque algo más prolongado. A los madrileños los torzones y retortijones les duran mucho más. Incluso pueden derivar en jamacucos ¿La causa? Muy mala alimentación, el estrés y su propia naturaleza: son más flojos.
Algunos naveros utilizan torzón para referirse a alguien inquieto o travieso. “Vaya un torzón, el susto que me ha dao”.
Al buscar el vocablo en la RAE nos remite a torozón, que define de la siguiente manera. Primera acepción: “Cólico de las caballerías que les produce dolores espasmódicos”. Segunda: “Inquietud que tienen cuando sienten esos dolores”.

Tribujón

Gordo, barrigudo. El tribujón suele ser un tragaldabas -persona muy tragona- que ha llenado la andolga. La RAE no admite andolga, sino andorga: “Cavidad del vientre de los vertebrados”. El tribujón es pariente del zamburrio. “¡Vaya un zamburrio que te ha tocado en suerte!”. También puede ser cuñado del gandimba. “¡Cuidado al darte la vuelta, no me vayas a dar un gandimbazo!”. La RAE sólo contempla gandumbas: “Haragán, dejado, apático”.

Jetuño

Parecido familiar. En Madrid, para cualquier diligencia, hay que presentar el documento nacional de identidad, el libro de familia, dos fotografías, etc. En Las Navas, no. En Las Navas con el jetuño y el apodo bastan.
La RAE define jeta como “cara de enfado”. Los naveros lo utilizamos para aludir a la cara, en cualquiera de sus gestos. “Ándate con cuidao que un día te rompo la jeta; avisao estás”. También significa tener morro o caradura. “Qué jeta tienes, Tomasín”.

¡Vaya un yerba!

¡Vaya un yerba! ¡Vaya un finca! En la traducción navera tiene varios matices, según la forma de pronunciarlo. No es lo mismo ¡Vaya un finca! (vividor) que ¡Vaya un fiiiincaa! (sinvergüenza, maleante).

Encacinar

Cuando hablamos de frío hay que hablar de cómo combatirlo. Para ello necesitamos un buen montón de leña de roble, de encina o de pino negral en la leñera. Pero como esta no es muy grande hay que encacinar la leña; esto es, colocarla de suelo a techo perfectamente apilada y que no se desmorone según vayamos gastando. Una ciencia que el navero conoce de generación en generación y que el madrileño nunca ha llegado a aprender.


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2019 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting