Las Navas del Marqués a 22 de enero de 2019   

27 visitas ahora

 

INÉS RODRÍGUEZ
Diario con espejo roto
  Taller de periodismo  | 12 de enero de 2019

Diario querido, o mejor mensuario inevitable, ya que poco te visito y no creo poner cariño en estas páginas de mi madurez, voy a contarte:

De joven he sido muy enamoradiza, romántica, apasionada y si escribí afiebradas líneas con promesas de amor o palabras dolientes ante los desengaños, eso está ya muy lejos.

Durante años, en cuadernos y hojas sueltas he volcado algunos poemas, minirrelatos y reflexiones. Productos de la tristeza, la ansiedad , la alegría, la euforia, el verbo no puede cesar.

Estos últimos cuatro años me he organizado mentalmente para revisar los últimos sucesos sentimentales una y otra vez, pero desde diferentes ángulos. A ese conjunto de ’relatos’ a su vez lo sintetizo en un hipotético escrito cuyo título es El testigo.
El testigo tiene el valor y la contrariedad de ser como todos, él y sus circunstancias.
En realidad yo he invitado a la reconstrucción de ese momento de mi vida a un rosario
de testigos. Esos que se han cruzado con mi historia y han visto algo desde su óptica personal.
Me he preguntado si es mi manera de distraerme o un soliloquio que me consuela; creo que es sobre todo una manera de entender que nunca hay un solo ángulo para sacar la foto. Sin embargo, de espaldas o de frente, con o sin ropa, de pie o sentado, el sujeto es uno solo. Ese individuo es el responsable por la acción y la omisión. Culpable consciente o inimputable.
Es el reo y ya no hay que salir en busca de otro.
The game is over.
Ahora, diario querido, mi pérfida memoria ha decidido volverse contra mí.
Soy consciente de mi miseria y hay testigos esparcidos en dos dimensiones que me obligan a mirarme a mi misma. Entonces una sensación desapacible y obsesiva empieza a recorrerme. Enfoco las pruebas en mi contra y con cinismo me defiendo en el banquillo fantasma, argumentando mi inexperiencia, mi torpeza, mis hormonas, todo puede servir de excusa.
También este diario. Ya no como justificación sino como propuesta sanadora. Como un intento consecuente y honesto de obtener una imagen de la cicatriz y no de la herida.
Ya lo iremos hablando.

Inés Rodríguez Berni


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook






- Artículo realizado por Taller de periodismo
- Publicado el 12 de enero de 2019

Espacio Publicitario








OTROS ARTÍCULOS DE RELATOS Y POESÍA







© ElNaviero.com 2019 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting