Las Navas del Marqués a 14 de noviembre de 2019   

40 visitas ahora

 

UN PUZZLE DE PUEBLOS
  Juanjo  | 18 de marzo de 2019

Estos días grupos distintos de personas, distintos en las ideas al menos, rellenan hojas y hojas con los proyectos que buscan para mejorar el pueblo. Proyectos que en mayo habrá que valorar, si al menos quieren estar informados, aunque la mayoría de las veces, el voto ya está decidido por afinidad, simpatía o antipatía.

Para los que de forma romántica no buscamos otra cosa que mejorar el espacio vital y común que nos une a los demás paisanos, y que con nuestro trabajo tenemos suficientes ingresos (que siga así) como para intentar buscar las habichuelas en la Casa Consistorial, de forma inocente queremos lo mejor para los demás, no pensamos en euros sino en bienestar. Personalmente no permitiría a un político estar más de una legislatura gobernando, dos a lo sumo el mismo partido o el mismo equipo. Los vicios, como las garrotas, se doblan y se malean, las voluntades más férreas se ablandan, se apoltronan, y la mano alarga, todos somos humanos, hacia donde no debería. Los primeros años, por lo general, son los de la ilusión, los proyectos, las ideas nuevas y la prisa por agradar y por cambiar. Después llega el cálculo de votos, el "ya lo haremos el último trimestre", o el segar la hierba una vez al año, cual prado ganadero. Siempre hay honrosas excepciones, pero en nuestro pueblo al menos no las hemos conocido aún.

Aquellos que por circunstancias salimos a trabajar fuera del pueblo, y visitamos muchos sitios distintos, cogemos ideas que puedan encajar. Si por uno fuera, yo mismo, crearía un puzzle con pueblos que conozco. Habría que saber encajar las piezas, pero sería un pueblo ideal.
Cogería las rotondas de Leganés, perfectamente diseñadas, ajardinadas, supercuidadas.
Usaría la biblioteca de Villalba como ejemplo de participación, diversidad de actividades y vista privilegiada por sus cristaleras de gente leyendo, cantando, navegando, mientras un grupo de chicos en la explanada exterior patinan, derrapan en bici o simplemente charlan a la espera de turno para coger el ordenador y asistir a algún evento.
Traería la participación ciudadana en fuertes y consolidadas asociaciones de vecinos de Fuenlabrada o Alcorcón, y de éste último también sus parques y jardines, perfectamente ensamblados al tráfico.
Copiaría la limpieza de rotondas, podado pulcro y segado constante de Villanueva de La Cañada, donde nunca crece una mala hierba más allá de una semana.

Transportaría la sensibilidad de San Lorenzo del Escorial por el buen hacer de su Belén Viviente, sus conciertos, sus fuegos artificiales.
Llenaría, para rematarlo todo -eso es más difícil porque los naveros somos más bien fríos y parcos en expresar nuestros sentimientos y de airearlos-, de fachadas blancas cual lienzos las parcelas vacías de las calles principales, como los que Acción Poética escribe en Colmenar del Arroyo.

Esta mañana, con mi panadera de guardia, sonrisa eterna siempre, sea domingo a las 9 de la mañana o viernes a las 8 de la tarde, comentaba mi viaje y le explicaba lo que se hacía en este pueblo. "Qué bien, conocer tantos sitios distintos, y poder disfrutar de ello".


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2019 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting