Las Navas del Marqués a 20 de agosto de 2019   

46 visitas ahora

 

DEL GRUPO LOS TRECE ROELES
HOMENAJE A TEBEO Y NICASIA

Desde mi actual doble cometido periodístico y político, como ya hicimos en el acto (Javier, Carmen y Belén acudieron también), no podemos perder la oportunidad de animar también públicamente a quien quiera volver a dar vida a Los Trece Roeles, reiterando el apoyo necesario para que así sea.

  Juanjo  | 11 de agosto de 2019

Los trajes regionales encima de la cama, recien planchados. Ropa de fiesta para un día especial. Mis tres hermanas por entonces bailaban el tradicional baile de tres, Gerineldo en nuestra tierra. Por aquel entonces la agrupación cultural Magalia, después Los Trece Roeles, tenía fuerza y recambio, jóvenes y viejos de Las Navas arropaban juntos el folklore de nuestra tierra. Aparecía mi abuelo por casa en la mañana del domingo, veía los trajes, veía el trajín y el bullicio de los preparativos y se sentaba en el salón. "Gerineldo, Gerineldo, Gerineldito pulido..." canturreaba, se le humedecían los ojos y si se terciaba se levantaba y ensayaba un paso, en privado, eso sí. Solo la tía Antonina bailó en tiempos con sus atavíos rojos y negros, falda, enagua, medias de punto calado y zapatillas planas.

Ya estaban por allí, llevaban tiempo, Jesús Pascual y Nicasia Sanz. La fotografía, del archivo de Pedro Manzanero, es de julio del 81, casi 40 años atrás.

La pasada semana un buen puñado de viejos integrantes del grupo de baile decidieron rendirles un sentido homenaje a dos de sus miembros más longevos. Citado a las cinco de la tarde por Almudena, una de las ideadoras del evento - y su hermana, Sara-, cerca de 40 personas esperamos entre sol y sombra a que el cómplice necesario, Jesús -hijo- trajese en la silla de ruedas a Nicasia hasta la terraza del centro de mayores. Acomodados ambos comenzó el homenaje con la salida del local de los primeros bailarines ataviados con los típicos trajes naveros.
Asombrados en un primer momento, emocionados después, y tomadas ya las riendas por Ernesto, que tocó la guitarra, recitó poemas y presentó, se fueron sucediendo la entrega de placas, a Ana, a Aurora, a Mariano..., ampliando los agradecimientos, y los aplausos a varios miembros de la antigua asociación.

Agarrado ya el micrófono por Jesús Pascual, genio y figura, no lo soltó sin deleitarnos también con una improvisada poesía sobre su día a día. Para acabar, aunque no se tuvo la previsión de tener una versión del Gerineldo (el músico y speaker Ernesto no se lo sabía), Jesús se arrancó a bailar con el grupo mientras Nicasia, desde su silla de ruedas, miraba y recordaba viejos tiempos que ojalá volvieran para que Las Navas tuviera la oportunidad de disfrutar una vez más de una plaza abarrotada de recuerdos al son de la música del baile a tres.


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2019 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting