Las Navas del Marqués a 17 de septiembre de 2019   

43 visitas ahora

 

Alberto Grande
DE AQUELLOS LODOS, ESTOS BARROS
  EL LECTOR OPINA  | 31 de agosto de 2019

La naturaleza no para de darnos lecciones. El ser humano se empeña en querer moldearla a su capricho y ella nos demuestra una vez tras otra que quien dice como son las cosas es ella.
El cambio climático, eso que todos creíamos que era una invención de los científicos y los políticos para que dejemos de usar productos que dañan nuestra atmosfera y vendernos nuevos productos para nuestra forma de vivir, nos pega guantazos cada día mas fuertes, El Niño, La Niña, Gota Fría y ahora la Dana. Nombre que ponemos a las adversidades meteorológicas que cada día con mas frecuencia nos manda la madre naturaleza para recordarnos quienes somos y donde estamos.
Los vemos en la televisión, lo oímos por la radio, lo vemos por las redes sociales, pero esta vez en Las Navas lo hemos visto y vivido en primera persona. Por suerte, que no lo podemos llamar de otra manera, no como en otros lugares, aquí solo hemos sufrido daños materiales, que con tiempo y mucho dinero quedaran paliados. El susto y la angustia, eso quedara en nuestro recuerdo, pero como nuestro cerebro es así, lo aparcaremos en un rinconcito y no nos volveremos a acordar de ello hasta que no vuelva a pasar algo parecido.
Nos empeñamos en construir y urbanizar canalizando arroyos, riachuelos, charcas, y no terminamos o no queremos entender que el camino que ha hecho el agua durante decenas de años, llegado el momento, por mucho que queramos será el que siga tomando. Para más inri, nos permitimos dirigir hacia esos lugares el agua que recogemos de otros, con esto conseguimos que las infraestructuras que hemos creado ya justitas para canalizar esas aguas, estén aún más saturadas con las que les mandamos. Esta lección ni la hemos aprendido ni la aprenderemos jamás.
Siempre que ocurre algo como esto, oímos decir que por muchos avisos que nos den los meteorólogos y se declaren alertas, es imposible saber cómo y dónde ocurrirán estas tormentas catastróficas, y además en un noticiario que he escuchado esta semana (perdonar pero no me acuerdo donde) he oído que nos tenemos que ir acostumbrado o este tipo de fenómeno porque cada vez será más habituales. Se me encoje el corazón.
Creo que es el momento en que las Confederaciones Hidrográficas, ese organismo oficial que no sabemos muy bien para que sirve, pero que según el Real Decreto de su constitución su función es “tienen como misión las tareas de planificación hidrológica, gestión de los recursos del dominio público hidráulico en razón de la cuenca en donde se encuentren, la concesión de derechos de explotación de los recursos acuíferos, la construcción y planeamiento de infraestructuras hidráulicas y la gestión medioambiental de su zona, con especial atención a la preservación de los recursos y a la calidad del agua.”, bajo su supervisión y con el resto de instituciones que nos gobiernan se empiecen a tomar medidas para evitar en lo posible que este tipo de catástrofes nos dejen de costar dinero, disgustos y desgracias personales.
Ahora muchos se pondrán las manos en la cabeza y dirán que esto es inviable y que es imposible crear infraestructuras para este tipo de problema en todos los lugares, que seria un derroche de dinero público. Yo creo que aprovechando los miles de imágenes que hoy por hoy tenemos en el archivo de este tipo de acontecimientos y con la tecnología existente, se pueden desarrollar este tipo de infraestructuras de una manera eficiente. Que tendrán un coste, este claro, pero si con ellas paliamos los millones en reparaciones de los daños que causan, por mi es suficiente, y si encima con ello conseguimos minimizar la posibles perdidas de vidas ya no te quiero ni contar.

Foto. Arroyo de la Poveda
2017
Termino estas líneas, desde la distancia, agradeciendo su labor a todas y cada una de las personas que han estado y están dando todo su esfuerzo para que la vida en Las Navas vuelva a su curso normal.
Desde la irracionabilidad del animal que somos aparece la racionabilidad del humano cuando ocurren cosas como esta.
Alberto Grande


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2019 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting