Las Navas del Marqués a 31 de mayo de 2020   

21 visitas ahora

 

TALLER DE ESCRITURA CREATIVA
Mi casa, mi jaula
  Taller de periodismo  | 18 de mayo de 2020

Son las ocho y media. Abro la ventana. Hoy sí, el olor a primavera me inunda. El calor me reconforta. Es el primer día que siento esto. Flota en el aire y entra en mi casa.
Recuerdo que es día dos. Primer día de salida después del confinamiento. Ya, pero yo he decidido que no salgo hasta la semana que viene. Seguro que hoy hay mucha gente. Hay mucho inconsciente por ahí suelto. Obsesionados por salir se tirarán a la calle sin control, sin respetar las medidas de protección. No estoy segura de que todo el mundo sea consciente de la situación tan terrible que hemos pasado.
No, no hace falta que salga todavía. Aquí estoy bien. Yo no me aburro. ¡Vaya rollo salir con todo lo que acarrea: guantes, mascarilla, no tocar nada, no hablar con nadie! ¡Y cuando llegas: limpiar zapatos, fregar con lejía, lavar todo a 60 grados! ¡Qué horror! Mejor en casita.
Aquí estoy a salvo. Tengo de todo: comida, música, libros, internet. No hay ninguna necesidad de ponerse en peligro.
Ese olor a primavera sigue insistiendo.
Hago como que no lo noto.
Me asomo de vez en cuando a la ventana. Por aquí no hay mucha gente pero seguro que la avenida está a tope.
Cuando anochece me siento un rato en mi terracita para disfrutar del buen tiempo. No sé, lo mismo mañana me ánimo a salir.
A pesar de todo me acuesto pensando que he hecho bien en quedarme aquí. El peligro acecha por todos lados.
Al día siguiente, domingo tres, lo primero que hago es abrir la ventana.
¡Qué mala suerte, hoy también hace un día espléndido!
¡En mi pequeña jaula de oro estoy tan protegida!
¿Te estás oyendo? No te reconozco ¿Cómo es posible que no quieras salir? Es solo un ratito. Creo que en esa jaula, que no es de oro como tú te piensas, has puesto demasiados barrotes.
¿Barrotes? No sé, puede que lleves razón. De todas formas sigo pensando que hay mucho peligro ahí fuera y no es fácil sortearlo.
Sí, barrotes. Barrotes de miedo. Un miedo alimentado a lo largo de toda la cuarentena: lávate, limpia, no toques, cuidado con las distancias. Ahora lo has acrecentado en tu mente y ya eres incapaz de razonar. Te ha envuelto y te ha impregnado.
No sé si puede más el olor a primavera que sigue invadiendo la jaula o estas disputas conmigo misma, pero empiezo a verlo de otra manera
El lunes cuatro por la mañana armada con guantes, mascarilla y manga larga me tiro yo también a la calle.
Los siguientes días he hecho la misma operación. He disfrutado con estos paseos. Supongo que de algo han servido aunque aún sigo deseando llegar a casa para estar tranquila.
¿Cuánto tiempo llevará romper todos los barrotes?

Lola L.D.


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook






- Artículo realizado por Taller de periodismo
- Publicado el 18 de mayo de 2020

Espacio Publicitario








OTROS ARTÍCULOS DE RELATOS Y POESÍA







© ElNaviero.com 2020 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting