Las Navas del Marqués a 30 de noviembre de 2020   

43 visitas ahora

 

MALO PARA TODOS
  Juanjo  | 13 de septiembre de 2020

Esta semana se ha perdido una oportunidad de poder rescatar el dinero ahorrado por los ayuntamientos, secuestrado por la famosa Ley Montoro desde hace ya ocho años. Si bien es verdad que aquella medida “temporal” se tomó ante la previsión de quiebra de muchas corporaciones y su desmedida afición a las rotondas y los aeropuertos inútiles, con un control más exhaustivo aquellos dineros ya podían haberse transformado perfectamente en más colegios, mejores servicios, más personal en los ayuntamientos para limpieza, mantenimiento y obras. A las comunidades autónomas ya se les permitió liberar ese dinero acumulado.

Para quienes hablan sin conocer el tema, que la ignorancia es muy atrevida, el superávit es la situación en la que una entidad tiene más ingresos que gastos. Eso se consigue subiendo unas décimas el impuesto del IBI y presupuestando y no ejecutando después, por ejemplo, un par de plazas de policía local, alguna obra de arreglos -ejemplo claro en nuestro pueblo, las piscinas de verano-. El dinero que todos los vecinos pagamos vía impuestos se va dejando en el banco, y pagando intereses, pues desde hace un par de años, se paga por tener dinero en vez de recibir dividendos. Buen negocio para los banqueros, que supone millones de euros de ese capital inmovilizado, unos 28.000 millones de euros en toda España.

El remanente de tesorería para gastos generales es el ahorro acumulado de años. El artículo 135 de la Constitución y el artículo 11.4 de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria impiden a los ayuntamientos tener déficit, lo que va a ir engordando ese inmovilizado hasta que la situación, y la ley, cambien. También el artículo 12 de la Ley Presupuestaria impide gastar más allá del IPC con respecto al año anterior. Solo pueden amortizar deuda, quien la tenga.

Con la ley tumbada en el Congreso, regodeo del PP incluido, se pretendía, para poder liberar ese dinero, que los ayuntamientos prestasen los remanentes para que pudiesen ser devueltos a los vecinos. El ministerio de Hacienda ponía en disposición de gastar en los 15 meses posteriores un 35% del dinero aportado por el ayuntamiento. En el caso de Las Navas ascendería a un millón setecientos mil euros, que podrían revertir en proyectos inmediatos en lo que queda de 2020 y en 2021. Obras directas en beneficio de todos. El dinero, con esta medida, salvaría la regla de gasto y podría salir del banco, dejando de costar dinero a los vecinos y destinándose en infraestructuras y mejoras.

El resto del dinero, tres millones de euros, hubiera sido devuelto, con la misma facilidad de inversión para beneficio común, en diez años, habilitando además 5.000 millones de euros para todos los ayuntamientos y otros 400 millones para transporte. Las Navas habría recibido como intereses, con este fondo añadido, alrededor de millón y medio de euros, y la posibilidad de poder utilizar el dinero para lo que los vecinos necesitan, no para tenerlo inmovilizado en el banco, pagando intereses por nuestros ahorros. Esperemos que la cordura vuelva a la Carrera de San Jerónimo, y de algún modo u otro, ese remanente de tesorería pueda ser utilizado por quienes lo ahorran con sus impuestos, y quien debe beneficiarse de ellos.


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2020 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting