Las Navas del Marqués a 30 de noviembre de 2020   

40 visitas ahora

 

Lola L. D.
Una noche de un día cualquiera
  Taller de periodismo  | 16 de noviembre de 2020

Sus labios bien delimitados, jugosos. Mi mirada fija en ellos. Desde que me agarré a la barra de sujeción del metro me fijé en esos labios. No podía dejar de mirarlos. Deseé besarlos, bordear con mi lengua esos límites tan bien dibujados, morderlos. Él estaba en el asiento justo delante de mí. Sentí que me subía un intenso calor. Me desabroché dos botones de la camisa. En ese momento se ruborizó, pareció sentirse incómodo pero empieza a mirarme o eso creí porque yo solo tenía ojos para sus labios. El resto del vagón, los pasajeros se diluyeron . Solo su boca y yo.

Oí vagamente: Núñez de Balboa.
-Me deja pasar por favor, me bajo aquí.
Al levantarse me roza el brazo.
Me bajé y le seguí por todo el largo pasillo.
Al llegar a la calle se volvió.

Vivo aquí mismo. Me abrió el portal. Subimos los escalones de dos en dos, de tres en tres. Abrió con nerviosismo la puerta.

Nos besamos, nos acariciamos con una desesperación casi violenta.
Sus labios enrojecidos ahora, aún me atraían más.
Nuestras manos y nuestras bocas recorrieron cada parte del cuerpo del otro con una pasión que me era desconocida.

Meses después acude aquella noche a mi cabeza y se me eriza la piel.
No recuerdo sus ojos, ni su pelo. Solo sus labios.

Lola L.D.


COMENTAR

Comentar con tu usuario de Facebook






- Artículo realizado por Taller de periodismo
- Publicado el 16 de noviembre de 2020

Espacio Publicitario








OTROS ARTÍCULOS DE RELATOS Y POESÍA







© ElNaviero.com 2020 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting