Las Navas del Marqués a 4 de junio de 2020   

30 visitas ahora

 

LA COLINA DEL CATALEJO
"LA MAGNA", A LA CARTA
  Isue Amigo  | 1ro de septiembre de 2011

No nos debería sorprender la actitud pasiva y disciplinante de la sociedad española en tiempos críticos, en época estival menos todavía, ante los graves problemas creados por las actitudes viciosas y casi delictivas de los políticos a los que se elige "democráticamente". Esta tendencia adictiva y morbosa a caer en la avaricia y en la codicia ha creado escuela entre el gentío.

Cómo crea escuela, también, esta otra tendencia: a la impregnación de ambiente, de la que se deja empapar la sociedad española y sus individuos en según que temas, anulando la capacidad de reflexión y de análisis de la realidad y de las consecuencias futuras nefastas que se avecinan, y anulando sus derechos cómo ciudadanos.
Hecho al que contribuyen, en gran medida, los partidos políticos y sus medios de comunicación afines.

Con ello se busca preservar el circo montado en torno a la confusión creada.

El ciudadano español (incluyáse el género femenino para evitar controversias), que viaja en ese navío, a la deriva, europeo por aguas mediterráneas llamado “La Española”, absolutamente entregado a los placeres veraniegos, por necesidad médica, psicológica o puramente espiritual , asiste, desconcertado, en algunos casos, y desinteresado, en la mayoría, sin soltar el flotador made in “sálvame de luxe” del brazo “por si las moscas”, al nuevo golpe de timón dado, a traición, con nocturnidad y alevosía, y en pleno Agosto, desde el Congreso de los Diputados, por la partito-cracia política fili(em)bustera amotinada, a los mandos de, cada vez más hundida, “La Española”, en forma de rebelión a bordo orquestada, desde cocinas, por el eje franco-alemán, es decir la “modelo” y siempre "sexy" Ángela Merkel y, el marido de la Bruni, Nicolás Sarkozy.

Esta situación esperpéntica, que incluye retazos de prensa rosa, podría extrapolarse, perfectamente, a una novela de aventuras, ó más bien, dado el caso, a una Bildungsroman, en la que este navío quedaría representado por “La Hispaniola”, la partito-cracia parasitaria por aquellos marinos amotinados, convertidos a simples y vulgares bucaneros, y los todopoderosos conspiradores responderían a los perfiles de los siempre entrañables John Silver “El Largo” y El Capitán Flint, cómo relata brillantemente R.L. Stevenson en su genial “Isla del Tesoro” .

La posición de fuerza dominante de Alemania dentro de este cuento a conveniencia germana, aunque cada vez más chino, llamado Unión Europea, y su control total del Banco Central Europeo (el lobby de la banca alemana, situado en Frankfurt, por si había dudas), le da “patente de corso” para imponer sus condiciones al resto de países de la Eurozona, y más aún, después de este Agosto negro.

Pónganse en situación: datos de crecimiento nulo del PIB para Francia, situación insostenible, probable "ataque de los mercados" a Francia, Alemania se pone nerviosa, Francia es demasiado grande para dejarla caer, cunde la alarma y el pánico. Alemania delibera, me salgo del €, vuelta al marco alemán, y que cada palo aguante su vela, que diría aquel, ó sigo en el euro pero dictando las normas.

Ha decidido, entre otras cosas porque fue quién más apostó por el € en su día, que seguirá llevando la locomotora europea, pero a su manera, y los que no accedan a ciertas pretensiones que se vayan bajando del tren.

Cómo los germanos manejan el cotarro en el BCE y sus socios franceses nos están tan mal y, encima, tienen un rating de triple A (ahora nos enteramos que las agencias de rating califican, también, por criterios políticos, inaudito), nos dicen, también a los italianos, que ya no somos creíbles, que no hemos hecho los deberes, y que si queremos seguir vendiendo deuda (ya se sabe, letras del tesoro, bonos y obligaciones, para tener liquidez con la que pagar los intereses de la deuda pública anterior emitida y capacidad de financiar todas aquellas inversiones en curso ó pendientes, es decir, en resumen conseguir pasta), para que el BCE (es decir, Alemania) nos la siga comprando, puesto que nadie más nos la compra, habrá que hacer ciertas concesiones en forma de bajada de pantalones,...de la vaselina ni hablamos, puesto que no está garantizado el suministro en farmacias, en vista de la facilidad de cobro de las facturas, y si no pregunten por La Mancha.

La primera condición impuesta por Alemania es política, casi nada: una reforma de esa pantomima, que algunos "distinguidos demócratas" de la élite política, llevan años vendiéndonos, que llaman Constitución Española, que hace más aguas que “La Española”, con la reforma del art. 135, vía ley orgánica en el 2012, que limita el déficit de las administraciones públicas (nada dice de limitar el déficit del sector privado), para un futuro, en el 2020.

Reforma a la que se han prestado, dócilmente, los dos partidos mayoritarios sin plantear referéndum (gracias a los recovecos de la ley, "su ley", imagino que por miedo a perder), y a espaldas de la ciudadanía. Esta decisión, consensuada a caballo entre Moncloa y la Ría de Arousa, ha destapado la caja de los truenos dentro de un, cada vez más desnortado, Partido Socialista, mientras Zapatero se felicita por la no menos feliz reunión Merkel-Sarkozy. En el seno del PP, lo de siempre, ellos ya habían propuesto con anterioridad esa solución impuesta por Alemania, pero clamaban contra el Gobierno porque en las CCAA gobernadas por ellos no les dejan seguir endeudándose.
Ya se sabe, ante todo, coherencia.

Las reacciones, no se han hecho esperar, y abarcan todo espectro de opiniones que uno se pueda imaginar, desde el político a los medios de comunicación, pasando por el empresarial, no hay más que echar un vistazo en la red, en la prensa escrita y en la TV.

¿La ciudadanía?, cómo siempre, sesteando, no sabe, no contesta.

En definitiva: todos se felicitan por no haber sido invitados a la fiesta dónde se decide su futuro, y lo que es peor: el nuestro.
Y es que ya se sabe que P$OE y PP, la misma “Merkel” es.

“¡Marchando una reforma constitucional rellena de crème fraîche sobre una deliciosa warmbiersuppe !”, ahora entiendo porqué la llaman “La Carta Magna”.


COMENTAR

 4 comentarios
  • image
     "LA MAGNA", A LA CARTA  15 de septiembre de 2011 15:35, por santos

    Hasta hoy no había leído tu artículo. Explícito. ¡Bien, "coño", bien. Abrazos.

  • image
     "LA MAGNA", A LA CARTA  3 de septiembre de 2011 16:02, por Paloma

    Muy buen artículo, didáctico, esclarecedor y fácil de leer.
    A ver si la sociedad española reacciona de esta adormidera que estamos viviendo

  •  "LA MAGNA", A LA CARTA  2 de septiembre de 2011 15:57, por Ismael Sastre

    Dice desde hoy la La Constitución Española de 1978 en su articulo primero:

    La soberanía nacional reside en los mercados, del que emanan los poderes del Estado.

  • image
     "LA MAGNA", A LA CARTA  2 de septiembre de 2011 00:55, por Mariano Moral

    Es dificil contar este macabro relato con más claridad. Si tuviera que elegir una frase me quedo con aquello de que todos se felicitan por no estar invitados a la fiesta en la que se decide su futuro. ¡Ese es el síntoma más preocupante de una sociedad enferma!

    Un gran artículo. A cuidarse.

Comentar con tu usuario de Facebook






- Artículo realizado por Isue Amigo
- Publicado el 1ro de septiembre de 2011

Espacio Publicitario








OTROS ARTÍCULOS DE OPINIÓN GENERAL







© ElNaviero.com 2020 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting