Las Navas del Marqués a 13 de diciembre de 2019   

82 visitas ahora

 

TALLER DE PERIODISMO Y ESCRITURA CREATIVA
Mi ruta por los hospitales I
  Taller de periodismo  | 23 de junio de 2013

Llevo bastante tiempo sin escribir nada y no será por falta de actividad en mi vida, pero a veces te dejas llevar y pasa un día y otro, al final la apatía te vence y decides dejarlo para mañana.

Acabo de comer y estoy tranquilamente acompañando a un familiar en el hospital y he decidido reemprender mi `diario´.

Desde que comencé mi nueva vida de parada, no salgo de ellos, no porque me dedique a cuidar enfermos extraños sino porque mi familia cercana o menos cercana ha caído enferma y la parada (que soy yo) con mucho gusto les cuida. He llegado a cuidar a un cuidador (qué cosas ). La envidia es tan mala que al final caí yo también enferma ocho días, solo que ésta vez me cuidaron a mí.

He estado en estos tres meses en seis hospitales distintos y en dos de ellos he repetido: tres hospitales privados y tres públicos. Qué dejados están los públicos, una pena. ¿Qué es lo que ha pasado?, si toda España paga su cuota de seguridad social...

Mi primer hospital fue el de Salamanca. ¡Dios mío cómo estaba! La habitación toda muy vieja, parecería otra con una manita de pintura y poco más, pero claro son muchas habitaciones que pintar, y digo yo que por qué no arreglar lo que ya existe en vez de invertir en nuevas construcciones. El dinero ahorrado se podría destinar a otras necesidades del hospital.

Segunda parada: el Provincial de Ávila, o como nosotros le conocemos el de abajo, ves, éste lo arreglaron y está muy bien, con un museo fantástico, el cual nos muestra los instrumentos que hace años utilizaban, verdaderamente asustan, ¡por Dios qué miedo!, sobre todo cuando ves la parte de ginecología. ¡Qué divertidas las leyendas sobre medicina!

Este hospital cuenta con unos pabellones para gente con problemas de adición, psiquiatría, cuidados paliativos y otras especialidades. Además tiene televisión gratis (que no es ninguna tontería).Es tan silencioso por las tardes que da gusto.

Anorexia

Yo sobre las cuatro bajaba a fumar y me encontraba con enfermos que les dejaban salir a esa hora a darse un paseíto. Recuerdo una chica que me impresionó muchísimo, estaba ingresada por anorexia con una sonda, y a esa hora la visitaban los familiares en un pequeño jardín. No me di cuenta hasta que llorando la oí hablar con su madre por teléfono:
- Por favor mami sácame de aquí que te prometo que voy a comer.
- ...
-Mami que esta vez es en serio, mami te quiero mucho, mami ven.
Al día siguiente estaban sus padres, todos lloraban, casi me hacen llorar a mí también, espero que consiga salir. Ya no volví más al jardincito, me fui a otro sitio para no incomodarles.

Ingresaron en nuestra habitación a la madre de una enfermera que nos contó que quieren privatizar el hospital.¿Cómo, cómo? Sí, privatizar, y qué va a ser de todos estos ancianitos y demás residentes ,¿tendrán que pagar cada uno de ellos por estar allí? Y si no pueden ¿dónde van a ir?
Y yo que estaba pensando que era un lugar fantástico para maternidad...

Ana Gómez


COMENTAR

 2 comentarios
  •  Mi ruta por los hospitales I  1ro de julio de 2013 18:48, por ACUARELA

    En los hospitales hay muchas historias y lamentablemente muy tristes. Te hablo desde la experiencia.
    Buen relato mi querida Ana.
    Un cariñito.

  • image
     Mi ruta por los hospitales I  30 de junio de 2013 22:30, por Mila

    Hola Ana:
    felicidades por tu texto y sigue para adelante muchos besicos
    Mila

Comentar con tu usuario de Facebook






- Artículo realizado por Taller de periodismo
- Publicado el 23 de junio de 2013

Espacio Publicitario








OTROS ARTÍCULOS DE RELATOS Y POESÍA







© ElNaviero.com 2019 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting