Las Navas del Marqués a 12 de julio de 2020   

23 visitas ahora

 

UNA REFLEXIÓN SOBRE EL TURISMO EN NUESTRA ZONA
Rincones Encantados
  Margalia  | 12 de septiembre de 2011

En estas últimas elecciones locales se ha oído mucho la palabra “turismo”. Todos los partidos que concurrían a dichas elecciones llevaban en su programa electoral algo referente al tema, tanto en nuestro pueblo como en muchas localidades de toda la sierra. A mí, particularmente, me sorprende que los que llevan prometiendo 12 años y no han cumplido, sigan convenciendo a la mayoría, pero bueno, eso son otras cosas.

En Las Navas se vivió una época gloriosa en la que las familias madrileñas podían permitirse el lujo de alquilar una vivienda durante los tres meses de verano. La mujer se instalaba con los niños a mediados de junio y no se iban hasta finales de agosto o primeros de septiembre. Mientras, el marido iba y venía y cuando llegaba su hora, disfrutaba de sus vacaciones en su casita de la sierra. Eran tiempos buenos en los que las terrazas de los bares se llenaban y las tiendas surtían sus estanterías porque estaba todo vendido.

Hablo de hace entre 25 y 30 años. Las cosas han cambiado. Parece que no nos damos cuenta de que nos hemos quedado en esa época dorada del turismo trimestral sin pensar en que tanto económica como socialmente las posibilidades de ocio se han transformado.

Hoy en día prácticamente nadie de “a pie” puede mantener ese ritmo veraniego y hay que conformarse con, como mucho, 15 días y lo más económico posible. Con un poco de suerte y si el año va bien, podemos añadir algún puente o fin de semana especial, eso sí, con el maletero lleno de una buena compra hecha en el Carrefour o el Mercadona, “que las tiendas de pueblo son muy caras”.

Nuestros vecinos de Peguerinos, bajo mi punto de vista, tienen muy bien gestionado el tema del turismo. Una localidad con menos historia, menos monumentos, menos término municipal, menos población que nosotros y sin embargo disfrutan de una casa y posada rural, dos campings y una oficina de turismo abierta todos los días en verano, y fines de semana y puentes en invierno.

Una familia navera de nacimiento y emprendedora por vocación hace ya 11 años se hicieron cargo de uno de los campings de allí. Tras muchas reuniones, negociaciones, reformas y mucha ilusión, hoy en día, en época estival, mueve una media diaria de 30 viajeros ocasionales, además de cerca de 160 familias que tienen sus caravanas o móvil homes instaladas allí todo el año, gente que no puede o no quiere tener un chalet o un piso como segunda vivienda, pero sí otro concepto de estancia en la sierra para disfrutarla igualmente todo el año.

A esto hay que añadir que un negocio de este tipo genera empleo para unas 6 personas a tiempo completo y 2 a media jornada durante el invierno y a un total de 15 personas en verano a jornada completa.

Cuando entras en el camping es como pasar a una zona protegida dentro del inmenso pinar en el que está ubicado. Una pequeña ciudad con calles de grava, cabañas de madera; caravanas, tiendas y demás accesorios perfectamente ubicados en los márgenes de dichas calles, césped, olores y colores. Y una cosa de la que disfrutan muy pocos campings, zona de acampada libre, que para los que hemos disfrutado en nuestros buenos tiempos de acampar en donde nos apetecía, es como un regreso a nuestra loca juventud. Sin mencionar el restaurante, con María Luisa a la cabeza deleitando a sus visitantes con buena cocina casera, de la de siempre.

Ningún proyecto de esta envergadura es fácil. Para que el camping llegara a ser lo que es hoy sus dueños han tenido que invertir mucho tiempo y dinero pero en la actualidad, exceptuando el de El Escorial, que está considerado como uno de los mejores de España, es lo mejor que se encuentra en toda la zona. Buenas instalaciones y un enclave perfecto han hecho que sea así.

Desde esta humilde pluma mi más sincera enhorabuena a los dueños del camping Valle Enmedio por crear un rincón encantado, remanso de paz y tranquilidad para los acelerados madrileños, por la creatividad a la hora de poner en marcha sus ilusiones, por la generación de empleo, por dar en esta zona una opción de vacaciones económica y, como dirían los culturetas actuales, sostenible, y sobre todo por demostrar que todo esfuerzo, tiene su recompensa.


COMENTAR

 1 comentario
  •  Rincones Encantados  12 de septiembre de 2011 14:45, por Juanjo

    Nos cuenta Margalia del caso concreto de Peguerinos, pero es que en todos esos pequeños pueblos "serranos" hay una especial sensibilidad hacia
    el turismo rural y de fin de semana. Santa María de la Alameda, Robledondo, Hoyo de la Guija tienen casas rurales, escuelas de pesca, campings,
    donde se fomenta el turismo espontáneo de fín de semana o semanal.

    Parece increible que estos pequeños pueblos se hayan puesto por delante de Las Navas, un pueblo que ya tenía entre sus visitantes ilustres veraniegos
    a diputados y ministros de la República antes de la Guerra Civil, a reputados escritores - Dámaso,Cela o Aleixandre- o a prestigiosos médicos o abogados. Cuando se veraneaba en La Concha de Sebastián y cuatro sitios más , ya había "veraneantes" en los viejos hoteles de Las Navas que había desde la plaza del Cristo hasta el parque o en los chalets de Ciudad Ducal.

Comentar con tu usuario de Facebook










© ElNaviero.com 2020 - Realizado con SPIP - Administracion y Redactores - Creditos - RSS RSS - Hosting